Amigosdelciclismo.com - Transmundi: La Vuelta al Mundo de Agustín López Pisonero
   
Santa Cruz Tallboy 2
Specialized Fatboy
Amigosdelciclismo.com. Todo el ciclismo a un click
  Encuentra aquí lo que buscas:
Loading
Amigosdelciclismo.com tu página de inicio  Tu página de inicio Entra y participa en nuestro foro  FORO
Suscríbete a nuestra lista de correo  Lista de correo Suscríbete a nuestro boletín semanal gratuito  Boletín
Su publicidad en Amigosdelciclismo.com  Publicidad RSS Facebook  
 
Racing Components

Portada

Noticias

Artículos
Ciclismo urbano
El tiempo
Marchas
Material y bicicletas
Mecánica
Monográficos
Rutas y viajes

Carta abierta
Contactos
Mercadillo
Opina!

Perfils


Golpedepedal

Artenruta, reparación de carbono y aluminio


¡Recibe nuestro boletín!






      Amigosdelciclismo.com > Transmundi > Crónica 12/13

A mis 36 'primaveras'





26 de octubre de 2000


Sol y Mar
Astro Sol me despierta acariciándome con sus radiantes manos tamizadas por las entretejidas paredes de mi hogar nómada. La sección de vientos de la orquesta silvestre del bosque interpreta en "allegro vivace" una melodía de trinos y gorjeos marcados en el ritmo de la corriente de un riachuelo.
Abro de par en par las ventanas del corazón y dejo que me inunde el alma esta suave mañana otoñal en una loma perdida de la Sierra Madre.
Platera descansa junto a Rimba, la inquieta montura de Juli, un barcelonés que azarosamente conocí entre rolas y tequilas una "cultural" noche en el bullicioso Festival Cervantino de Guanajuato. Nuestra mutua pasión por el cicloaventurismo nos ha unido y juntos pedaleamos hacia el sur Mexicano en nuestras máquinas de combustión a frijol.
Según el calendario Gregoriano (bien diferente al maya, qué relativo es esto de la medida del tiempo), hoy es 26 de octubre del año 2000. Hoy cumplo 36 años, 36 primaveras en este florido planeta.
Es curioso, antes cuando era un urbanita encerrado entre los muros de ladrillo ciudadano, cumplir años me deprimía y agrietaba el alma. Aquí en cambio, en este mundo de ensueño y aventura en el que vivo, el tiempo parece que corre marcha atrás, cada día que pasa mi cuerpo y mi espíritu gozan de una mayor juventud y energía. Las gentes que sobreviven en la rutina del progreso se gastan fortunas en cremas y productos revitalizadores, yo cada día sacio mi sed en la fuente de la eterna juventud, disfrutando de la existencia en la naturaleza, entre gentes de corazón abierto, locos que han escogido vivir alternativamente fuera del sistema del estrés y la competencia, donde la amistad es la mejor fortuna, el respeto a Pachamama es un dogma y la libertad del vive y deja vivir es la ley.

Otra vez estoy en México, este enorme país de coloridos contrastes ya parece mi segunda patria, aunque creo que a estas alturas de camino mi patria es simplemente el polvo de mis botas. En Julio pedaleé dejando atrás Guatemala, internándome en las junglosas sierras Chiapanecas. A pesar del olvido internacional, el conflicto Zapatista sigue vigente y la presencia y presión del ejercito gubernamental es clara. Los pocos viajeros que se aventuran por las aldeas del interior despiertan sospechas en los militares, disgustados por las influencias ideológicas que ejercen los cooperantes extranjeros entre los indígenas. Yo fui detenido, interrogado y fotografiado 5 veces en los numerosos retenes de control que saturan las rutas de comunicación. He de aclarar que siempre me trataron con cortesía.

En San Cristóbal de las Casas, Platera y yo abordamos un bus y raudos nos plantamos en "el defectuoso", la gigante y caótica metrópoli de México D.F. donde me reencontré con mis ya viejos amigos Lapizlazuri, Ziul y el Chino, los jóvenes músicos que conocí en mi anterior visita en la capital. Dejé a Platera en "estudios Vangh Goth" como nos gusta referirnos a la multicromática y acogedora casa de Lapizlazuli y viajando en auto stop o pidiendo raite como dicen por acá, recorrí mas de 4.000 kilómetros de experiencias motorizadas hasta llegar a la extrema Tijuana.


Vegetación marciana
en Baja California
Subí por la península de Baja California, un alargado brazo terroso enmarcado por el Océano Pacifico y el Mar de Cortés, una apabullante colección de desiertos, montes y playas de increíble y misteriosa belleza, paraíso de surfistas y atardeceres donde sufrí la nostalgia del biker sin montura en sus miles de kilómetros de rutas perfectas para rodar a pedal libre rodeado de olas, vientos y cactus.

Cruzando la línea de los espaldas mojadas, abandoné mi amada Latinoamérica y penetre en la AMÉRICA con mayúsculas: gringolandia.
Tres meses viví "the american beauty", el país de la libertad bajo la dictadura de las leyes.
Por supuesto, he de reconocer a Estados Unidos como la actual potencia líder marcadora de los designios del planeta.
La tecnificada, cosmopolita y deshumanizada sociedad norteamericana es el espejo donde podemos ver reflejado nuestro futuro; una aldea global de mestizaje desarraigado y consumista, un despersonalizado mundo trade mark de control numérico I.D., sonrisas de plástico V.I.P., indigestiones fast food, corre corre que el tiempo es bussines, we trust in God my Dólar y sueños front the T.V. ¿no os suena conocido?

Mi base de operaciones en los U.S.A. fue el apartamento de unos estupendos amigos en Imperial Beach (San Diego, California). Richart y Paul, dos viajeros norteamericanos que conocí en Colombia gentilmente me acogieron en su casa. El motivo de mi estancia en los Estados Unidos fue intentar mejorar mi paupérrimo fuking enghlis, no sé si conseguí mi meta pero lo seguro es que Richart y Paul perfeccionaron su español (gracias brothers y saludar a Penélope).


Abierto al mundo (Arizona)
Los week-ends subía a Los Ángeles a tostarme la piel en la cinematográfica Venice Beach o bajaba a Tijuana a tostarme el hígado en cualquier tugurio de moda (ya sabéis la rola: Welcome to Tijuana, tequila, sexo y marihuana).
Hice un par de escapadillas, una hacia el desierto de Arizona (impresionante mar arenoso, un Sahara en pequeño) y otra hacia San Francisco (Frisco la ciudad beat, linda urbe de surrealistas pendientes, noche agitada, dorado puente colgante y un China Town de agresivo color, olor y sabor oriental).

Un avión me devolvió al D.F. donde Armando Lapizlazuli y Mario Chino trabajan en la grabación de un disco en el que gratamente he colaborado con alguna composición. Después me perdí una semanita en el desierto de San Luis de Potosí, para meditar sobre lo humano y lo divino, bajo el sagrado Peyote de los indios Huicholes, y ahora con nuevas energías de nuevo sobre Platera ruteando por la vida.

Hoy cumplí años, tengo veinteydieciséis y os aseguro que soy un niño feliz.

Podéis visitar la web del proyecto de aventura Solidaridad sobre ruedas de Juli, mi actual compañero de pedales, en: www.trevol.com


[Subir]


| Volver al índice de crónicas |


   
RECOMENDAMOS
Jormabike

BIkes 2015

Tienda recomendada
ropa ciclismo
Ropa ciclismo

MERCADILLO

Horquilla FOX float RL de baño abie

VENDO BICICLETA DE CILOTURISMO-TREK

vendo bicicleta BH SUPRA 100 en bue

[Entrar]

MATERIAL Y BICICLETAS
Llevar a tu hijo en un carro es sencillamente fantástico
[Ver más reportajes]

OPINA!
Últimas opiniones:


Sanferbike (tienda)

Lapierre Pro Race 200

Mavic Crossride

Decathlon Rockrider 5.2

Decathlon Rockrider 5.2


[Opina!]

CONTACTOS

Hola, me gustaría conocer personas de mi ciudad para montar y...

Busco compañero/a para salir por...

¿Quiéres quedar para salir a montar? ¿buscas gente para viajar? ¿preguntar alguna duda?

[Entrar]
Racing Components
  Su publicidad aquí | Contáctanos | Quiénes somos | Aviso legal
© Copyright 1996-2014, Amigosdelciclismo.com